Google+ Leido en Igoogle (y otros): El antidoping puritano e hipócrita

viernes, 11 de junio de 2010

El antidoping puritano e hipócrita

Doce años de sanción por un positivo de cocaina - MARCA.com

Vaya por delante que me parece fenomenal que se castigue a los tramposos.

Dicho esto, consumir cocaína o marihuana, o sea drogas recreativas, que no implican trampa en el deporte, es más no es que suban el rendimiento, lo bajan, en casi todas las modalidades deportivas, no debería estar castigado, al menos a largo palzo.

Estas drogas sin impuestos son habituales en la diversión nocturna, y en mi opinión deberían pagar impuestos, pues hoy en día son tan fáciles de conseguir ilegalmente que su prohibición sólo tiene el sentido de que unos pocos se hagan muy ricos con su comercio al por mayor, pues los minoristas, que son los que acaban en la cárcel si los pillan, no dejan de ser unos estanqueros ilegales. Y los impuestos que llevarían ayudarían mucho a los problemas fiscales de los estados, al igual que los de la prostitución, que ya ayudó su legalización a cuadrar las cuentas fiscales griegas. Por no hablar de la mejora en la salud y en la seguridad públicas, con el consecuente ahorro en sanidad, policía y cárceles.

Creo que en todos los medicamentos que contengan sustancias dopantes debería ponerse un logotipo indicándolo, algo así como un círculo relleno de un fondo rojo incluyendo las anillas olímpicas en blanco, y lo mismo en verde para las que no estén, de momento en esa lista.

Lo peor de la legislación antidoping es que fomenta el doping, es una paradoja, pero las primeras interesadas son las farmacéuticas que venden nuevos productos no incluidos aún en las listas para doparse, con un mayor riesgo que los dopantes conocidos, al carecer de experiencia en sus efectos a largo plazo, y por supuesto mucho más caros.

Si queremos un deporte de élite sano, en vez de prohibir las sustancias conocidas, y las recreativas, deberían prohibirse, precisamente las desconocidas.

Debería hacerse al revés, permitir ciertos productos dopantes, de forma que conociéndolos los médicos, se dosifiquen adecuadamente, y nadie tenga ventaja, así, dentro de lo poco saludable que es el deporte de élite, los deportistas dopados no tendrían ventaja, al usar todos, más o menos, el mismo dóping, y los tramposos serían los que usaran sustancias nuevas. El precio de doparse sería barato, y más atletas podrían competir, en la élite y por supuesto el presupuesto para medicinas de un atleta de élite se vería considerablemente disminuido.

La hipocresía actual hace que los campeones puedan pagarse, con mucho riesgo para su salud, los nuevos medicamentos indetectables, a precios astronómicos ¿Acaso se creen que ha bajado el doping?. Ha subido, sólo que es mas caro. eso si luego ponen sanciones hipócritas y puritanas al que se ha hecho una ralla un día de fiesta, como cualquiera ha hecho algún día, no por hacer trampa en el deporte.

Si de verdad se luchara por la salud de los deportistas, habría sustancias dopantes permitidas, con dosis máximas reguladas, para evitar posteriores problemas graves de salud -de los leves siempre habrá - haciendo de barrera de entrada a nuevas sustancias muy caras, y así todos trabajarían con las mismas trampas. Y por supuesto las drogas recreativas y contraproducentes quedarían excluidas de sanciones a largo plazo.

Y quien parta de la base de que le deporte de élite es limpio, es un iluso, precisamente por su exigencia, necesita de sustancias adicionales, y precisamente regularlas para que sean baratas, sean las mismas, y no haya ventajas de los más ricos que puedan pagarse sustancias, nuevas, experimentales y peligrosas, es lo más justo, y lo más sano.

Detrás de cada prohibición, hay un lobby que se forra, sean drogas recreativas o dopantes, sea la prostitución, por eso la injusticia seguirá,

Este señor castigado a no poder ejercer más su profesión ¿Le mejorará su salud? ¿Ha conseguido perjudicar a los contrarios?, no creo, por eso creo que esta sanción es injusta. Eso sí lo de su implicación en amaño de partidos por apuestas si que me parece sancionable, al César lo que es del César.