Google+ Leido en Igoogle (y otros): Violencia de género, estudios psicológicos contra la propaganda feminazi

jueves, 10 de diciembre de 2009

Violencia de género, estudios psicológicos contra la propaganda feminazi

Blog de Eduard Punset » Origen y causas de la violencia de género
Juan Povedano Says:
10 diciembre 2009 a las 1:59 am

En 1999 la revista Clinical Psychology Review revisó 19 estudios sobre violencia doméstica homosexual: el 28% de las parejas homosexuales de ambos sexos registraron violencia física; en concreto se registró violencia en el 48% de las parejas lesbianas y en el 38% de las parejas de varones. En un estudio sólo de parejas lesbianas, se registraban maltratos psicológicos entre un 73% y un 90% de las parejas. Más de un 30% de las lesbianas habían estado en una relación donde al menos había sucedido una agresión física. Y entre un 73% y un 90% de parejas de lesbianas tuvo maltrato psicológico.

En el informe del National Institutes of Health del año 2000: “los convivientes del mismo sexo registraron una violencia con la pareja íntima significativamente mayor que los convivientes de sexos opuestos”. El 39,2% de las lesbianas declaró haber sido agredida físicamente, acosada o incluso violada por su pareja del mismo sexo. Entre los varones homosexuales, un 15,4% admitió haber sufrido estas actividades.
En 2007, un estudio del “Journal of Urban Health”, publicado por la New York Academy of Medicine, confirmaba los datos de otro publicado en 2006 en la revista “Advocate”. En ambos, un 32,2% de los encuestados admite haber sido víctima de violencia doméstica por parte de sus parejas homosexuales.

“¿Género? ¿Por qué no hablar de violencia de pareja? Se trata de una normativa elaborada desde el sexismo feminista; de proteger a la mujer por encima de todas las cosas, dejando de lado otros tipos de violencia entre personas con relaciones sentimentales, sexuales y afectivas. El resto de modelos de convivencia están desprotegidos”, señala taxativamente el presidente de la Asociación de Gais y Lesbianas de Cantabria (Alega), Regino Mateo, entrevistado en EL DIARIO MONTAÑÉS (19/03/06).

Todo esto viene a colación a raíz del asesinato de un hombre homosexual en Adra a manos de su expareja, que posteriormente se ha suicidado (como sucede en un alto porcentaje de la mal llamada violencia de género).

La ley integral sobre violencia de género está hecha para contentar al sexismo feminista y criminalizar al machismo y a los hombres.

Los datos que indican que el machismo no tiene nada que ver con la mayoría de los asesinatos de hombres contra mujeres son abrumadores. Pero la feminazis han conseguido, con su política machacona, que todos hablen de “violencia machista” lo que no es más que violencia de pareja. Recuerdo algo que colgué en su día para demostrar que no se debe hablar de violencia machista sino de violencia de pareja.

1. En la violencia doméstica, también mueren hombres a manos de sus mujeres (16 en 2007), hombres a manos de sus parejas homosexuales (6 en 2007) y mujeres a manos de las suyas (3). Es prejuicioso y peligroso pensar que todas son por machismo.

2. La raíz de la violencia doméstica NO es el machismo, sino la violencia del hombre. Mueren 1200 personas asesinadas al año en España y la inmensa mayoría son hombres a manos de otros hombres. Gran parte de las muertes violentas a lo largo de la historia, han sido de hombres a manos de otros hombres.

3. En los países menos machistas del mundo, como Suecia, Finlandia o Noruega, las muertes por violencia doméstica son el triple que en España. O los finlandeses machistas son mucho más machistas que los españoles o el machismo no tiene tanto que ver en este tipo de violencia. Por el contrario, en los países islámicos, el número de muertes es claramente inferior a la de España.

4. En las relaciones entre hombres, la violencia física es un factor habitual y mucho más frecuente que la violencia del hombre contra la mujer. Por consiguiente, éste es el factor en que se debe actuar fundamentalmente: desterrar la violencia masculina en general. El discurso sobre la responsabilidad del machismo en la violencia doméstica lo único que consigue es una legislación injusta y vengativa que provoca más violencia (como se está viendo claramente en España).

5. En los celos patológicos (los celillos son hasta agradables) hay una base educacional importante, contra la que es posible luchar. El que es más celoso no es el que más ama (como nos hacen creer) sino el que más sentido tiene de la posesión y, para mí, poseer y amar son dos verbos que nunca se pueden conjugar juntos. La necesidad de posesión, no tiene nada que ver con el sexismo, de hecho, hay tantas mujeres celosas como hombres. Lo que sucede es que una mujer celosa es un coñazo y un hombre celoso es un peligro.

6. El alcohol y las drogas tienen un efecto muy importante sobre nuestra parte racional, que casi la borra, dejando salir toda la emotividad, tanto positiva como negativa. La agresividad surge más fácilmente, cuando el freno de la razón se ha quitado. No hay más que ver la cantidad de violencia que se genera en los fines de semana, casi siempre auspiciada por hombres bebidos o drogados. Pues esta violencia, no sólo se da en la calle sino que también se traslada al hogar. El fomento de un consumo responsable de alcohol, medidas específicas contra los maltratadores alcohólicos y la lucha contra la drogadicción (que requeriría muchas entradas, dada la complejidad del tema), son otras medidas a adoptar.

7. Los datos que he dado al comienzo de esta entrada sobre la violencia en parejas homosexuales dan quizás la clave más importante de este tipo de violencia: las relaciones de pareja (la componga quien la componga) tiene un componente emocional tan intenso que, personas con dificultades para controlar estas emociones, no sean capaces de asimilar adecuadamente una ruptura y pueden terminar mal.

El machismo en el seno de las relaciones heterosexuales existe y, desgraciadamente, es muy frecuente: meterse en la forma de vestir de la mujer, dificultarle el acceso al trabajo, no compartir el 50% del trabajo y mil cosas más que todos conocemos, pero de ahí a criminalizarlo achacándole las muertes de las que no son responsables, hay un trecho.

Este supuesto “machismo asesino” ha dado lugar a leyes injustas y discriminatorias en contra de los hombres que lo único que están haciendo es aumentar la violencia de forma importante.

Son demasiados los hombres que están sufriendo violencia judicial por parte de sus ex. Basta que la mujer le presente una denuncia de maltrato para que pueda estar, incluso años, sin ver a sus hijos, hasta que se resuelven los juicios, apelaciones etc, además de pasar en el calabozo 72 horas como mínimo por el simple hecho de ser denunciado. Si la denuncia es de un hombre contra una mujer, legalmente, no sucede nada de esto. ¿Todos los españoles somos iguales ante la ley?